Descuido

El descuido se produce cuando uno de los padres, el tutor u otro cuidador no satisface las necesidades básicas del niño o joven. Puede presentarse de distintas formas, entre las que se encuentran el descuido físico, médico, educativo y emocional.

Desatención física

Se produce cuando no se satisfacen las necesidades básicas de un niño o joven, como nutrición, vestimenta, vivienda, higiene y atención médica. La desatención física también puede implicar la supervisión inadecuada de un niño o joven y otras formas de imprudencia temeraria de la seguridad y el bienestar del menor.

  • Abandono: es la deserción de un niño o joven sin el acuerdo de un cuidado o supervisión razonable.
  • Expulsión: es el rechazo directo de la custodia, como la expulsión permanente o indefinida de un niño o joven del hogar, sin disponer adecuadamente del cuidado de otros o la negativa a aceptar a un niño o joven que regresó después de escaparse.
  • Idas y venidas: cuando un niño o joven se deja repetidamente bajo la custodia de otros durante días o semanas, posiblemente debido a la falta de voluntad del padre, madre o cuidador para mantener la custodia.
  • Desatención nutricional: cuando un niño o joven está desnutrido o tiene hambre repetidamente durante largos períodos, lo que a veces puede evidenciarse por un crecimiento deficiente. La desatención nutricional a menudo se incluye en la categoría de otras desatenciones físicas.
  • Desatención de la vestimenta: cuando un niño o joven carece de vestimenta adecuada, como no tener ropa o zapatos apropiados para el invierno.
  • Otra desatención física: incluye higiene inadecuada y formas de imprudencia temeraria para la seguridad y el bienestar del niño o joven (por ejemplo, conducir en estado de ebriedad con el niño, dejar a un niño pequeño desatendido en un auto).

Desatención médica

Ocurre cuando no se busca un tratamiento médico o dental o no se cumple con el consejo médico ante un problema o enfermedad que, si no se trata, podría volverse lo suficientemente grave como para representar un peligro para el niño o joven.

Negación de la asistencia médica: ocurre cuando no se proporciona o no se permite acceder a la atención necesaria según lo recomendado por un profesional de la salud competente ante una lesión física, enfermedad, condición médica o impedimento.

Retraso en la asistencia médica: ocurre cuando no se busca asistencia médica oportuna y adecuada para un problema de salud grave que cualquier persona razonable en su lugar habría reconocido que necesita atención médica profesional. Los ejemplos de un retraso en la asistencia médica incluyen la falta de asistencia médica preventiva o dental adecuada para un niño o joven, la falta de atención para un niño o joven enfermo o el no seguimiento las recomendaciones médicas. No buscar asistencia de salud mental adecuada también se incluye en esta categoría. La falta o retraso en la asistencia médica puede ocurrir porque la familia no tiene seguro médico.

Desatención educativa

Implica el hecho de que un padre, madre o cuidador no inscriba a un niño o joven en edad escolar obligatoria en la escuela o no proporcione la educación en el hogar adecuada o la capacitación necesaria en educación especial, lo que hace que el niño o joven adopte el ausentismo escolar injustificado crónico.

  • Ausentismo escolar injustificado crónico permitido: ocurre cuando se le informa al padre, madre o tutor sobre el ausentismo habitual del niño de la escuela con un promedio de al menos cinco días y a pesar de ello, no intenta intervenir.
  • Falta de inscripción u otro ausentismo escolar injustificado: ocurre cuando no se educa en el hogar, registra o inscribe a un niño en edad escolar obligatoria, lo que hace que el niño o joven pierda al menos un mes de clases sin razones válidas.
  • Falta de atención a las necesidades de educación especial: negarse a que el menor reciba los servicios de educación de recuperación recomendados o negarse a que el menor obtenga el tratamiento o que continúe con él en caso de que este presente algún tipo de trastorno de aprendizaje diagnosticado u otra necesidad de educación especial sin causa razonable.

Señales y comportamientos del niño o joven

  • Usa prendas sucias, demasiado pequeñas o grandes o que deberían remendarse.
  • No parece tener prendas apropiadas para el clima.
  • Siempre parece tener hambre; acapara, roba o pide alimentos, o va a la escuela con pocos alimentos.
  • A menudo demuestra cansancio y poca energía.
  • Muchas veces menciona que cuida de sus hermanos menores.
  • Tiene malos hábitos de higiene, huele a orina o a excremento, y tiene los dientes sucios o con caries.
  • Se lo ve demacrado o tiene distensión abdominal (lo cual es un indicio de desnutrición).
  • Tiene problemas médicos o dentales sin atender, por ejemplo, llagas infectadas.
  • Dice que no hay nadie en su casa para cuidarlo.

Señales y comportamientos del padre, madre o cuidador

  • Parece indiferente hacia el niño o joven.
  • Presenta una actitud apática o depresiva.
  • Se comporta de manera irracional o rara.
  • Consume alcohol o drogas en exceso.
  • Niega la existencia de los problemas que tiene el niño en la escuela o en su casa, o lo culpa por ellos.
  • Considera totalmente malo, inútil o agotador al niño o joven.
  • Acude al niño o joven principalmente para pedirle ayuda, recibir atención o satisfacer sus propias necesidades emocionales.
Línea de ayuda directa de abuso y descuido de menores de Colorado
Línea de ayuda directa de abuso y descuido de menores de Colorado
Disponible 24 horas al día, todos los días. No dude en llamar y obtener ayuda. Cualquier persona que vea a un niño en una situación en la cual su vida está en peligro, debe llamar al 911 inmediatamente.