Preguntas frecuentes sobre abuso y descuido de menores

¿Dónde puedo obtener más información sobre abuso o descuido de menores a nivel nacional para comparar Colorado con otros estados?

La Oficina de Niños, bajo la Administración para los Niños y las Familias del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., elabora informes anuales sobre maltrato infantil, que incluyen datos que proporcionan los estados a los Sistemas Nacionales de Datos sobre Abuso y Descuido de Menores.  El informe más reciente titulado Child Maltreatment 2014 (Maltrato infantil 2014)(en inglés) se publicó el 25 de enero de 2016 y presenta datos nacionales sobre abuso y descuido de menores conocidos por las agencias de servicios de protección infantil en los Estados Unidos durante el año fiscal federal 2014. 

¿Quién es responsable del abuso o descuido de menores? ¿Es importante saber quién es el perpetrador del abuso?

Las personas responsables del abuso o descuido pueden ser los padres u otros cuidadores, como familiares, niñeras y padres sustitutos que hayan dañado a un niño bajo su cuidado.  El daño causado a un niño por alguien que no sea su principal cuidador, como un conocido o un extraño, también puede denunciarse como abuso o descuido de menores.  

Abuso intrafamiliar Abuso institucional Abuso de terceros

●      Cualquier caso de abuso que se produzca en un contexto familiar.

●      Infligido por el padre, madre, padrastro, madrastra, tutor, custodio legal o familiar de un niño, por un equivalente a cónyuge o por cualquier otra persona que resida en el hogar del niño o que esté regularmente en el hogar del niño con el propósito de ejercer autoridad sobre él o cuidarlo.

●      Ocurre en cualquier instalación pública o privada del estado que brinda cuidado de niños, supervisión o mantenimiento fuera del hogar.

●      “Instalación” incluye hogares familiares de cuidado de niños, hogar de cuidado temporal y cualquier otra instalación sujeta a la “Ley de Licencias de Cuidado Infantil” de Colorado, incluida cualquier agencia que brinde atención física o psicológica a niños o jóvenes, como hogares grupales, centros de atención residenciales, y proveedores terapéuticos en el hogar.

●      Un caso en el que un niño es objeto de abuso por parte de cualquier persona que no sea padre, padrastro, madre, madrastra, tutor, custodio legal, equivalente a cónyuge o cualquier otra persona no incluida en la definición de abuso intrafamiliar.

●      Es un delito penal

Pasos a seguir: 

●      Presente un informe de protección infantil ante los servicios de protección infantil. 

●      Si no está seguro de si un acto constituye abuso o descuido de menores, llame a los servicios de protección infantil y ellos determinarán si el caso debe remitirse a la policía.

●      Recuerde, tanto la policía como los servicios de protección infantil son parte de la red de seguridad de protección infantil y se intercambian informes entre sí si es necesario.

Pasos a seguir: 

●     Presente un informe de protección infantil ante los servicios de protección infantil. 

●     Si no está seguro de si un acto constituye abuso o descuido de menores, llame a los servicios de protección infantil y ellos determinarán si el caso debe remitirse a la policía.

●     Recuerde, tanto la policía como los servicios de protección infantil son parte de la red de seguridad de protección infantil y se intercambian informes entre sí si es necesario.

 

Pasos a seguir:

●     Comuníquese con la policía local.  

●     Si está presenciando un delito en curso, llame al 911 de inmediato.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué aspecto tiene un perpetrador de abuso o descuido de menores?

Perpetradores según la relación que tienen con sus víctimas

Al observar la demografía de los perpetradores según la relación que tienen con sus víctimas, el 80.3 por ciento de los perpetradores eran padres, el 6.1 por ciento eran familiares que no eran padres y el 4.2 por ciento eran parejas no casadas de los padres.

Los perpetradores con otras relaciones representaron el 4.6 por ciento, y aquellos con una relación desconocida con su víctima representaron el 3.1 por ciento. De acuerdo con los comentarios brindados por los Estados, la relación del “otro” perpetrador puede incluir un hermano, el novio o la novia de la víctima, un extraño o una niñera. 

De los perpetradores que eran padres, el 88.5 por ciento eran padres biológicos, el 3.9 por ciento eran padrastros y el 0.7 por ciento eran padres adoptivos. El 7 por ciento restante eran de parentesco desconocido.

Perpetradores según la edad

Al observar la demografía de los perpetradores según la edad, podemos ver que el 39.6 por ciento de los perpetradores tenía entre 25 y 34 años, el 23.4 por ciento entre 35 y 44 años, el 19.2 por ciento entre 18 y 24 años y el 9.4 por ciento entre 45 y 54 años. Los perpetradores de 55 años o más representaron menos del 4 por ciento, y los perpetradores menores de 18 años representaron menos del 3 por ciento. Se desconocía la edad del 2.2 por ciento de los perpetradores.

Perpetradores según el género

Al observar la demografía de los perpetradores según el género, del número total de perpetradores enumerados, 274,110 (53.5 por ciento) eran mujeres, mientras que 232,102 (45.3 por ciento) eran hombres. 

Se desconocía el género de 5,828 perpetradores (1.1 por ciento).

Perpetradores según la raza y el origen étnico

Al observar la demografía de los perpetradores según la raza y el origen étnico, las distribuciones raciales de los perpetradores fueron similares a la raza de sus víctimas. Los tres porcentajes más grandes de perpetradores eran de ascendencia racial o étnica blanca (48.9 por ciento), afroamericana (19.9 por ciento) e hispana (18.9 por ciento).

El 3.6 por ciento restante eran otras razas o grupos étnicos, incluidos los indios americanos o nativos de Alaska, las razas múltiples, los asiáticos o los nativos de las islas del Pacífico. Se desconocía la raza o el origen étnico del 8.7 por ciento de los perpetradores.

Perpetradores según el tipo de maltrato

Al observar la demografía de los perpetradores según el tipo de maltrato, el 60.2 por ciento de los perpetradores descuidó a los niños, el 10.2 por ciento abusó físicamente de los niños y el 6.3 por ciento abusó sexualmente de ellos. A un 15.4 por ciento de los perpetradores se los asociaba con más de un tipo de maltrato.

Fuente: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., Child Maltreatment 2012 (Maltrato infantil 2012), http://www.acf.hhs.gov/programs/cb/resource/child-maltreatment-2012 (en inglés)

¿Qué es el abuso y descuido de menores?

Definir abuso o descuido de menores puede parecer complicado.  Las definiciones se establecen a nivel federal, a nivel estatal y también a través del sistema judicial. 

Según la Ley Federal Para la Prevención y el Tratamiento del Abuso a Menores (CAPTA), el abuso y descuido de menores se define, como mínimo, como cualquier acción u omisión reciente de parte del padre, la madre o un cuidador que derive en fallecimiento, en daños físicos o emocionales graves, en abuso sexual o en explotación, o cualquier acción u omisión que represente un riesgo inminente de daño grave.

Si bien CAPTA establece estándares mínimos federales para los estados que aceptan fondos de CAPTA, cada estado tiene sus propias definiciones de maltrato dentro de los estatutos civiles y penales. 

La ley de Colorado define al abuso y descuido de menores en la sección 19-1-13 de los estatutos actualizados de Colorado, de la siguiente manera:

(1) (a) "Abuso" o "abuso o descuido de menores", como se usa en la parte 3 del artículo 3 de este título, es un acto u omisión en una de las siguientes categorías que amenaza la salud o el bienestar de un niño:

I. Cualquier caso en el que un niño muestre evidencia de hematomas en la piel, sangrado, desnutrición, retraso en el crecimiento, quemaduras, fracturas de huesos, hematoma subdural, inflamación de los tejidos blandos o fallecimiento, y: dicho estado o fallecimiento no se explica de manera justificada; el historial dado con respecto a ese estado está en desacuerdo con el grado o tipo de dicho estado o fallecimiento; o las circunstancias indican que dicho estado puede no ser producto de un hecho fortuito;

II. Cualquier caso en el que un niño esté sujeto a un comportamiento sexual ilegal como se define en la sección 16-22-102 (9), C.R.S.;

III. Cualquier caso en el que un niño es un niño que necesita servicios porque los padres, el tutor legal o el custodio del niño no toman las mismas medidas para proporcionar alimentos, ropa, refugio, asistencia médica o supervisión adecuados que un padre o madre prudente tomaría. Los requisitos de este inciso (III) estarán sujetos a las disposiciones de la sección 19-3-103.

IV. Cualquier caso en el que un niño sea sometido a abuso emocional. Tal como se usa en este inciso (IV), el "abuso emocional" es un impedimento identificable y sustancial del funcionamiento o desarrollo intelectual o psicológico del niño o un riesgo sustancial de deterioro del funcionamiento o desarrollo intelectual o psicológico del niño.

V. Cualquier acto u omisión descrito en la sección 19-3-102 (1) (a), (1) (b), o (1) (c);

VI. Cualquier caso en el que se fabrica o intentó fabricarse una sustancia controlada, según se define en la sección 18-18-102 (5), C.R.S, en presencia de un niño, o en las instalaciones donde se encuentra un niño, o donde reside un niño;

VIII. Cualquier caso en el que un niño dé positivo al nacer para una sustancia controlada de la Lista I, según se define en la sección 18-18-203, C.R.S, o una sustancia controlada de la Lista II, según se define en la sección 18-18-204, C.R.S, a menos que el niño dé positivo para una sustancia controlada de la Lista II como resultado de la ingesta legal de dicha sustancia por parte de la madre según lo prescrito.

¿Cómo define el sistema judicial al abuso o descuido de menores?

Cuando una familia está involucrada en un caso de dependencia y descuido de menores a través del sistema de Tribunales Civiles de Colorado, el Tribunal tiene sus propias definiciones al momento de determinar si un niño está descuidado o dependiente ante los ojos del Tribunal.  Esta definición se describe en la sección 19-3-102 de los estatutos actualizados de Colorado:

(1) Se considera que un niño está descuidado o es dependiente si:

a. Un padre, madre, tutor o custodio legal abandonó al niño o lo sometió a maltrato o abuso o un padre, madre, tutor o custodio legal sometió al niño o permitió que otra persona maltrate o abuse de él sin tomar medidas legales para detener dicho maltrato o abuso y evitar que se repita;

b. El niño carece del cuidado parental adecuado debido a las acciones u omisiones del padre, madre, tutor o custodio legal;

c. El entorno del niño es perjudicial para su bienestar;

d. Un padre, madre, tutor o custodio legal no brinda o se niega a proporcionar al niño la subsistencia, la educación, la asistencia médica o cualquier otra atención adecuada o necesaria para su salud, orientación o bienestar;

e. El niño no tiene un hogar ni el cuidado adecuado, o no vive con su padre, madre, tutor o custodio legal por causas ajenas a dicho padre, madre, tutor o custodio legal;

f. El niño se escapó de su casa o está fuera del control de sus padres, tutores o custodios legales;

g. El niño da positivo al nacer para una sustancia controlada de la Lista I, según se define en la sección 18-18-203, C.R.S, o una sustancia controlada de la Lista II, según se define en la sección 18-18-204, C.R.S, a menos que el niño dé positivo para una sustancia controlada de la Lista II como resultado de la ingesta legal de dicha sustancia por parte de la madre según lo prescrito.

(2) Se considera que un niño está descuidado o es dependiente si:

a. Un padre, madre, tutor o custodio legal sometió a otro niño o niños a un patrón identificable de abuso habitual; y

b. Se demandó a dicho padre, madre, tutor o custodio legal en otro procedimiento en virtud de este artículo en el que un tribunal determinó que otro niño fue descuidado o estuvo dependiente en base a denuncias de abuso sexual o físico, o un tribunal de jurisdicción competente determinó que dicho abuso o descuido de los padres, tutores o custodios legales provocó el fallecimiento de otro niño; y 

c. El patrón de abuso habitual descrito en (a) de esta subsección y el tipo de abuso descrito en las denuncias especificadas en (b) de esta subsección representan una amenaza actual para el niño.

¿Cuál es la diferencia entre disciplina y abuso?

El abuso no incluye la disciplina administrada por un padre, madre, tutor o custodio a su hijo, siempre que la disciplina sea de manera razonable, moderada o que no constituya crueldad. La disciplina física, como las nalgadas o los azotes, no pueden considerarse abuso siempre y cuando sea moderada y no le cause ningún daño corporal al menor.

Esta distinción depende de varios factores, que incluyen la edad, las circunstancias, la ubicación, los eventos desencadenantes, la recurrencia, la discapacidad del desarrollo, la salud física o mental del niño.

La disciplina en sí misma nunca supone:

  •  Quemar, morder, cortar
  •  Golpear con el puño cerrado
  •  Infligir lesiones al sacudir o patear
  •  Lesionar intencionalmente a un niño menor de 18 meses
  •  Interferir en la respiración de un niño
  •  Amenazar a un niño con un arma peligrosa

Fuente:  El Portal de Información sobre Bienestar Infantil, Disciplina vs. abuso (en inglés)

¿Es el tráfico sexual una forma de abuso?

Sí. Los traficantes sexuales con frecuencia se enfocan en personas vulnerables con antecedentes de abuso y luego utilizan la violencia, las amenazas, las mentiras, las falsas promesas, la servidumbre por deudas u otras formas de control y manipulación para que las víctimas sigan involucradas en la industria del sexo. 

El tráfico sexual existe dentro del comercio sexual más amplio, a menudo a tasas mucho mayores de lo que la mayoría de la gente cree o entiende.  El tráfico sexual se encontró en una amplia variedad de lugares de la industria del sexo en general, incluidos burdeles residenciales, clubes nocturnos, servicios de acompañantes en línea, negocios de masajes falsos, clubes de striptease y prostitución callejera.

¿Cómo sé si me encontré con el tráfico de personas real?

Condiciones de trabajo y de vida comunes: la persona en cuestión:

  • No es libre de irse o ir y venir cuando quiera.
  • Tiene menos de 18 años y ofrece actos sexuales comerciales.
  • Está en la industria del sexo comercial y tiene un proxeneta o gerente.
  • No se le paga, se le paga muy poco o se le paga solo a través de propinas.
  • Trabaja demasiadas horas o en horas inusuales.
  • No se le permite descansar o se la somete a restricciones inusuales en el trabajo.
  • Tiene una gran deuda y no puede pagarla.
  • Se la contrató mediante falsas promesas sobre la naturaleza y condiciones de su trabajo.
  • Existen altas medidas de seguridad en los lugares donde trabajan o viven (por ejemplo, ventanas opacas, ventanas tapiadas, rejas en las ventanas, alambre de púas, cámaras de seguridad, etc.).
  • Manifiesta problemas en su salud mental o presenta un comportamiento anormal.
    • Tiene miedo, presenta ansiedad, depresión, es sumisa, está tensa o nerviosa y presenta paranoia.
    • Muestra un comportamiento inusualmente temeroso o ansioso después de que se menciona a la policía.
    • Evita el contacto visual
  • Muestra mala salud física.
    • Carece de asistencia médica.
    • Parece desnutrida.
    • Muestra señales de abuso físico o sexual, restricción física, confinamiento o tortura.
  • Muestra falta de control.
    • Tiene pocos o ningún bien personal.
    • No tiene control de su propio dinero, no tiene registros financieros ni cuenta bancaria.
    • No tiene control de sus documentos de identificación (documento de identificación o pasaporte).
    • No se le permite o no puede hablar por sí misma (un tercero puede insistir en estar presente o traducir).

Otras señales

  •  Afirma que solo está de visita e no es apaz de aclarar dónde se hospeda o cuál es su dirección.
  •  Desconoce su paradero o no sabe en qué ciudad se encuentra.
  •  Pérdida del sentido del tiempo.
  •  Presenta numerosas inconsistencias en su historia.

Fuente:  Polaris Project, Recognizing the Signs (Reconocimiento de señales) (en inglés)

¿Cómo influyen los ciberdelitos sexuales en los niños abusados sexualmente?

Si bien la exploración en línea a través de las computadoras abre un mundo de posibilidades para los niños, ya que expande sus horizontes y les muestra diferentes culturas y formas de vida, también puede exponerlos a peligros cuando se sumergen en el mundo de la información. Hay personas que intentan explotar sexualmente a los niños mediante el uso de servicios en línea e Internet.

Algunos de estos individuos seducen gradualmente a sus objetivos mediante el uso de la atención, el afecto, la amabilidad e incluso con regalos. Estas personas a menudo están dispuestas a dedicar una cantidad considerable de tiempo, dinero y energía a este proceso. Escuchan los problemas de los niños y empatizan con ellos. Estarán al tanto de las últimas preferencias musicales, aficiones e intereses de los niños. Estos individuos intentan reducir gradualmente las inhibiciones de los niños al introducir lentamente contexto y contenido sexual en sus conversaciones.

Hay otras personas, sin embargo, que inmediatamente se involucran en conversaciones sexualmente explícitas con niños. Algunos delincuentes recopilan y comercializan principalmente imágenes de pornografía infantil, mientras que otros buscan encuentros cara a cara con niños a través de contactos en línea. Es importante que los padres entiendan que los niños pueden ser victimizados indirectamente a través de conversaciones, como "chat", así como la transferencia de información y material sexualmente explícito.

Los delincuentes sexuales informáticos también pueden estar evaluando a los niños con los que entran en contacto en línea para futuros contactos cara a cara y victimización directa. Los padres y los niños deben recordar que un delincuente sexual informático puede tener cualquier edad y ser de cualquier género.  La persona no tiene que encajar en la caricatura de un hombre mayor sucio, desaliñado y con impermeable para ser alguien que podría dañar a un niño.

Los niños, especialmente los adolescentes, a veces muestran interés y curiosidad por la sexualidad y el material sexualmente explícito. Pueden estar alejándose del control total de los padres y buscando establecer nuevas relaciones fuera de su familia. Debido a su curiosidad, los niños y adolescentes a veces utilizan su acceso a Internet para buscar activamente dichos materiales e individuos. Los delincuentes sexuales que buscan niños utilizarán y explotarán estas características y necesidades. 

Algunos niños adolescentes también pueden sentirse atraídos y seducidos por delincuentes en línea más cercanos a su edad que, aunque técnicamente no son abusadores de niños, pueden ser peligrosos. Sin embargo, pueden ser seducidos y manipulados por un astuto delincuente sin comprender o reconocer completamente el peligro potencial de estos contactos.

Señales de que los niños pueden estar en riesgo mientras está conectado a Internet:

  •  El niño o joven pasa mucho tiempo conectado a Internet, especialmente por la noche.
  •  Se encuentra pornografía en la computadora del niño o joven.
  •  El niño o joven recibe llamadas telefónicas de personas que usted no conoce.
  •  El niño o joven hace llamadas, a veces de larga distancia, a números irreconocibles.
  •  El niño o joven recibe correspondencia, regalos o paquetes de alguien que usted no conoce.
  •  El niño o joven apaga el monitor de la computadora o cambia rápidamente la pantalla del monitor cuando usted entra a la habitación.
  •  El niño o joven se aleja de su familia.
  •  El niño o joven usa una cuenta en línea que pertenece a otra persona.

Si un padre o tutor legal comete un delito cibernético, se trata de un "abuso" y debe informarse a los servicios de protección infantil. Si el acto lo realiza otra persona, se trata de un asunto penal y lo debe manejar la policía.

Fuente:  Oficina Federal de Investigación, A Parent’s Guide to Internet Safety (Una guía para padres sobre la seguridad en Internet)(en inglés)

¿Cuándo es legal dejar solos a los niños?

A la hora de dejar a los niños solos, ya sea por un tiempo corto o largo, es importante que los padres consideren los riesgos que implica. Hay muchos riesgos potenciales para los niños que deben ser considerados. Sin embargo, es importante darse cuenta de que también puede haber riesgos para los padres.

Los padres en todos los estados son legalmente responsables del bienestar de sus hijos hasta que alcancen la edad adulta. Parte del cuidado de los niños es proporcionar una supervisión adecuada. En algunas circunstancias, se puede acusar a un padre o madre de descuido por dejar a los niños desatendidos.

Las leyes de Colorado no establecen una edad específica legal después de la cual un niño puede quedarse solo en casa. Desafortunadamente, la edad no es un buen indicador del nivel de madurez de un niño. Algunos jóvenes de 15 años pueden no estar preparados. Por ejemplo, es inadecuado dejar solo a un joven de 15 años si el adolescente es químicamente dependiente, tiene problemas emocionales o es propenso a realizar actos vandálicos u otros actos destructivos o ilegales.

En general, Colorado aceptó los 12 años como la edad referencia apropiada para dejar solo a un niño por períodos cortos. Este estándar se basa en la Ley de Trabajo Infantil de Colorado, que considera los 12 años como la edad mínima para trabajar, por ejemplo, como niñera. (Consulta los estatutos actualizados de Colorado. § 8-12-105 (3)). 

Cada vez que comience a considerar si su hijo se puede cuidar solo, debe cuestionar cuidadosamente si está listo para tener mayor independencia. También debe saber cómo los investigadores de protección infantil determinan si existe descuido infantil. Básicamente, los investigadores hacen tres preguntas principales para determinar si un padre, madre o tutor legal está descuidando a un niño al no brindarle la supervisión adecuada:

Pregunta n.º 1 : ¿Qué tan maduro es el niño?

Los investigadores medirán el nivel de madurez del niño al hacer las siguientes preguntas:

  • ¿El niño es capaz de cuidarse y protegerse a sí mismo?
  • ¿Es el niño mentalmente capaz de reconocer y evitar el peligro y tomar decisiones acertadas?
  • ¿El niño está emocionalmente listo para estar solo? ¿Se sentirá confiado y seguro o se sentirá asustado, solo o aburrido?
  • ¿Sabe el niño qué hacer y a quién llamar si surge un problema o una emergencia?
  • ¿El niño tiene algún problema físico, emocional o de comportamiento especial que hace que no sea prudente dejarlo solo?

Pregunta n.º 2: ¿Quién es responsable del niño?

Si los padres no dejaron al niño al cuidado de otro, los investigadores preguntarán:

  • ¿Dónde están los padres?
  • ¿Los padres pueden llegar a su casa rápidamente si es necesario?
  • ¿Se puede contactar a los padres por teléfono?
  • ¿Saben los niños dónde están sus padres y cómo comunicarse con ellos?

Si los padres dejaron a otra persona a cargo, los investigadores preguntarán si esa persona es lo suficientemente madura para brindar una buena supervisión y proteger al niño. Querrán obtener información sobre el cuidador que sea similar a la solicitada en la Pregunta n.º 1.

Los padres deben recordar que un niño que puede cuidar de sí mismo puede no estar listo para cuidar a niños más pequeños. Legalmente puede estar bien dejar solo a un niño maduro de 11 años; pero dejar a ese niño a cargo de un niño pequeño, un niño de preescolar o de jardín de infantes puede considerarse descuido infantil. Los niños más pequeños a menudo necesitan más atención de la que puede brindar un niño de 11 años. Y si surge una emergencia, es posible que el niño de 11 años no pueda proteger a todos.

Pregunta n.º 3: ¿cuál es la situación?

Lo que es apropiado en algunas circunstancias puede considerarse descuido infantil en otras. Los investigadores preguntarán:

  • ¿Cuándo y por cuánto tiempo se quedan solos los niños?
  • ¿Los padres acordaron con adultos cercanos para que estos últimos estén disponibles en caso de que surja un problema?
  • ¿Existen antecedentes familiares de abuso o descuido de menores?

El bienestar del niño es la principal preocupación de los investigadores. Si determinan que se trató de un caso de descuido infantil, el Departamento de Servicios Humanos y el Departamento de Servicios para Familias y Niños hablarán con la familia y encontrarán una solución más aceptable. La solución puede implicar una disposición por parte de los padres de no dejar solos a los niños. O el Departamento puede ayudar a la familia a encontrar servicios de cuidado de niños para algunos o todos los niños que actualmente se quedan solos. El Departamento no tiene la intención de castigar a los padres ni a la familia, pero quiere asegurarse de que los niños estén seguros y cuidados de manera adecuada.

Como puede ver, los padres deben tener en cuenta muchos factores antes de dejar a sus hijos solos. Y esto es importante incluso si deja a su hijo solo de vez en cuando. Poner a los niños en situaciones que puedan manejar puede ayudar a enseñarles a ser independientes y responsables. Pero pedir demasiado tan pronto puede ser una situación aterradora y potencialmente peligrosa, tanto para el niño como para el padre o la madre.

Fuente: Adaptado del Departamento de Servicios para Niños y Familias de Illinois.  Publicación n.º CFS 1050-61

¿Una madre o un padre tiene el derecho de abusar o descuidar a su hijo en base a creencias culturales o religiosas?

A veces, los valores culturales, los estándares de cuidado en la comunidad y la pobreza pueden contribuir al abuso o descuido, lo que indica que la familia necesita información o asistencia.  Cuando una familia no usa la información y los recursos, y la salud o la seguridad del niño están en riesgo, es posible que se requiera la intervención de los servicios de protección infantil.

Además, muchos estados brindan una excepción a la definición de descuido para los padres que eligen no buscar atención médica para sus hijos debido a sus creencias religiosas.

Según la ley de Colorado, los derechos religiosos de un padre, madre, tutor o custodio legal no limitarán el acceso de un niño a la atención médica en una situación que ponga en peligro la vida o cuando la condición del niño resulte en una discapacidad grave.

Para determinar si el niño se encuentra en una situación que pone en peligro su vida o si la condición del niño resultará en una discapacidad grave, el tribunal puede ordenar una evaluación médica del niño.  Si el tribunal determina que el niño se encuentra en una situación que pone en peligro su vida o que la condición del niño resultará en una discapacidad grave, el tribunal puede ordenar que se brinde tratamiento médico al niño.   

La Sección 19-1-103 de los estatutos actualizados de Colorado establece que si el padre, madre, tutor o custodio legal inhibe o interfiere con el tratamiento médico según lo ordenado por el tribunal, se considera que el niño fue descuidado o estuvo en peligro.

Fuentes: C.R.S. 19-1-103, Portal de Información sobre Bienestar Infantil. (2013). ¿Qué es el abuso y descuido de menores? Recognizing the signs and symptoms (Reconocimiento de señales y síntomas). Washington, DC: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU., Oficina de Niños.

Línea de ayuda directa de abuso y descuido de menores de Colorado
Línea de ayuda directa de abuso y descuido de menores de Colorado
Disponible 24 horas al día, todos los días. No dude en llamar y obtener ayuda. Cualquier persona que vea a un niño en una situación en la cual su vida está en peligro, debe llamar al 911 inmediatamente.