Abuso emocional

El abuso emocional, o abuso psicológico, también llamado negligencia psicológica, es un patrón de  comportamiento que perjudica el desarrollo emocional o la autoestima de un niño. Esto puede incluir crítica constante, amenazas o rechazo, así como suprimir amor, apoyo u orientación. La lista de abajo muestra ejemplos de comportamientos que pueden ser preocupantes y deberían ser reportados:

  • Crianza o cariño insuficiente: la falta de atención persistente y marcada hacia las necesidades de afecto, apoyo emocional o atención del niño.
  • Abuso conyugal crónico o extremo: la exposición a abuso conyugal crónico o extremo o a otra violencia doméstica.
  • Permiso para abusar de drogas o alcohol: la persona encargada de su cuidado incentiva o da permiso al niño para que use drogas o alcohol.
  • Otras comportamientos inadaptados permitidos: la motivación o permiso de otros comportamientos inadaptados (por ejemplo delincuencia crónica, asalto) bajo circunstancias en donde el padre, la madre o el cuidador tiene motivos para estar consciente de la existencia y la seriedad del problema, pero no interviene.
  • Aislamiento: negar al niño la capacidad de interactuar o comunicarse con compañeros o adultos fuera o dentro del hogar.
  • Falta de supervisión (conocida como supervisión insuficiente): todos los niños son diferentes, así que la cantidad de supervisión necesaria puede variar dependiendo de la edad y el desarrollo del niño, así como de la situación. La ley en Colorado no establece una edad específica a partir de la cuál un niño puede legalmente quedarse solo en casa. En general, Colorado ha aceptado los 12 años de edad como un guía de edad que pueda ser apropiada para que un niño pueda ser dejado solo por cortos periodos de tiempo.
  • Exposición a situaciones peligrosas para su seguridad: exposición a venenos, objetos pequeños que presenten el riesgo de atragantamiento, cables eléctricos, escaleras o accesorios para el uso de drogas.
  • Exposición al humo de cigarrillo: la exposición al humo de cigarrillo de otras personas, particularmente de los niños con asma u otros problemas en los pulmones.
  • Exposición a pistolas y otras armas:  la exposición a armas cargadas que se mantienen en la casa y que no están bajo llave o están al alcance de niños.
  • Exposición a condiciones insalubres en el hogar: exposición a comida podrida, heces humanas o animales, infestación de insectos o falta de agua potable o limpia.
  • Falta de asientos de seguridad para el auto: como lo exige la ley.
  • Cuidadores inadecuados: dejar a un niño al cuidado de alguien que no puede o a quien no se le debería confiar el cuidado de un niño. Algunos ejemplos de cuidadores inadecuados incluyen a niños pequeños, una persona que se sabe que abusa de niños, o alguien con un problema de abuso de sustancias tóxicas.
  • Dejar a un niño con un cuidador adecuado, pero sin la planificación o el permiso debido: no volver a recoger al niño por varias horas o días después de la hora o fecha acordada o no dar al cuidador todos los artículos necesarios para el cuidado del niño.
  • Dejar al niño con un cuidador que no supervisa al niño de manera adecuada: el cuidador está con el niño, pero no le presta la atención necesaria por estar constantemente distraído con otras actividades.
  • Permitir o no impedir que el niño lleve a cabo comportamientos riesgosos, ilegales o perjudiciales: permitir que un niño fume o consuma marihuana, o cometa un crimen.

Señales y comportamientos del niño o adolescente​

  • Demuestra comportamientos extremos como obediencia excesiva o comportamiento exigente, pasividad extrema o agresión.
  • Tiene un comportamiento indebidamente de adulto (por ejemplo hacer de padre/madre con otros niños) o un comportamiento indebidamente infantil (por ejemplo mecerse frecuentemente o darse golpes en la cabeza).
  • Está retrasado en el desarrollo físico o emocional sin un diagnóstico médico.
  • Ha tratado de suicidarse.
  • Reporta un falta de vínculo afectivo con el padre o madre.

Señales y comportamientos del padre/madre o cuidador​

  • Constantemente culpa, menosprecia o regaña al niño.
  • Es indiferente con el niño y se rehúsa a considerar ayuda para los problemas del niño.
  • Abiertamente rechaza al niño.
  • Activamente se rehúsa a atender las necesidades del niño (como rehusar tocarlo).
  • Constantemente aísla al niño de contacto social normal con compañeros y la familia.
Línea de ayuda para reportar el abuso y la negligencia infantil en Colorado
1-844-CO-4-KIDS (1‑844‑264‑5437)
Disponible 24 horas al día, todos los días. No dude en llamar y obtener ayuda.
Cualquier persona que vea a un niño en una situación en la cual su vida está en peligro, debe llamar al 911 inmediatamente.